Seguidores

5 de abril de 2011

Capítulo 33.

La mañana transcurrió normal. Cuando sus miradas se cruzaban, él sonreía ligeramente y se volvía hacia el otro lado. Raquel no quería que él se enfadara, pero, por otra parte quería ver a Jose... Con horas y horas de Jake y Jose en la cabeza, acabaron las clases, y Raquel se fue a casa, sin Sofía, sin Jake y con un lío mental enorme en la cabeza.
- Hola mamá. Hola papá.
- ¿Qué tal la mañana hija?
- Pues sin más.
- ¿Ha pasado algo?
- Pues...
Su padre desapareció de la cocina. Raquel rompió a llorar, y sin saber por qué, le contó todo.
- Dile a Jake que se venga al pueblo.
- ¿De verdad?
- Sí, y no llores, anda.
- Gracias mamá, ahora vuelvo, ¿vale?
- No tardes mucho.
- No.
Salió corriendo hasta la calle de Jake. Cogió el móvil y le mandó un mensaje <<Sal de tu casa un momento, amor>>. A los pocos minutos Jake salió y la besó.
- Oye Rach... lo siento, entiendo que te quieras ir a tu pueblo.
- Gracias pero... ¿quieres venir conmigo?
- Claro que sí, amor.
Se besaron.
- ¿Va en serio?
- Pues claro, bobo.
- ¿Y tus padres?
- Mis padres nos dejan en la casa del pueblo y se van al de al lado, siempre lo hacen, además ha sido mi madre la que me lo ha dicho.
- ¿Y eso? ¿Tu madre sabe algo?
- Ahora sí... Bueno, me tengo que ir a comer...
- Anda, ve.
Raquel se aleja corriendo.
- ¡Eh!
- ¿Qué?
- ¡Te quiero... como a nadie en mi vida Raquel, te quiero!
- ¡Y yo!
__________________________________________________________________
LO SIENTO MUCHÍSIMO, no he tenido tiempo y sé que es muy corto, así que subiré
otro en cuanto pueda.  Graaaaaaaaaacias por seguir!

1 comentario:

  1. Pasate por mi blogg y lee la ultima entrada, pliss, es importante, necesito tu ayuda :)

    http://enunaesquinademicorazon.blogspot.com/

    P.D: Me encanta esta entrada ^^

    ResponderEliminar